Los patinetes eléctricos invaden Madrid. ¿Podrían tener éxito?

Los patinetes eléctricos invaden Madrid. ¿Podrían tener éxito?

Los patinetes eléctricos invaden Madrid. ¿Podrían tener éxito?
4 (80%) 1 vote[s]

Los patinetes eléctricos, así como otras alternativas de movilidad como el hoverboard, el monociclo eléctrico, el monopatín o la scooter eléctrica, podrían llegar a ser una gran ayuda para las personas que tratan de moverse por la ciudad de Madrid de una forma ágil y responsable con el medio ambiente.

No obstante, actualmente en la ciudad de Madrid nos encontramos con varios obstáculos que ponen freno al desarrollo de este tipo de movilidad urbana. El más importante de ellos es la nueva ordenanza de movilidad sostenible que ha aprobado la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid.

¿Cómo podemos movernos a día de hoy por Madrid?

El Metro de Madrid

Actualmente, el medio de transporte urbano preferido por la mayoría de la población madrileña es el Metro de Madrid. Sin embargo, no es el mejor medio de transporte, ni siquiera uno de los mejores sistemas de metro de Europa.

Por dar unos datos, a principios del año 2018 se instauró por fin (tras 10 años de implementación y desarrollo) el sistema Multi. Se supone que a través de esta simple tarjeta el pasajero tendría acceso a todo tipo de transporte urbano madrileño de una forma fácil y accesible.

Nada más lejos de la realidad, este nuevo sistema tuvo cientos de errores que condujeron a numerosas colas y retrasos, y por supuesto, la queja de cientos de madrileños y turistas. Según Fernando de Córdoba en este artículo que publicó El Confidencial, “Dicen que somos la envidia de Europa con la tarjeta ‘Multi’, pero en realidad nuestro sistema es peor que incluso el de la mayoría de ciudades españolas”

“Dicen que somos la envidia de Europa con la tarjeta ‘Multi’, pero en realidad nuestro sistema es peor que incluso el de la mayoría de ciudades españolas” Clic para tuitear

Incluso se llegó a lanzar una campaña en la plataforma Change.org contra la tarjeta Multi y la gran cantidad de errores e incidencias que tuvo. Dicha campaña fue lanza por Ángel Núñez y está a punto de alcanzar las 10.000 firmas.

A los problemas que nos trajo la tarjeta ‘Multi’ y que a día de hoy parecen haberse solucionado (al menos parcialmente), hay que sumarle las continuas obras en diferentes líneas que constantemente perturban el transporte urbano. Un ejemplo es la ‘chapuza’ que hicieron en la L7 y los más de 25 millones de euros que llevan gastados y que traen de cabeza a la Comunidad de Madrid.

Otro ejemplo más actual. Justo hoy, 20 de Agosto del 2018, finalizan las obras en la L9 entre Estrella y Avenida de América (se prevé la apertura completa para el 2 de Septiembre) y comienzan las obras en la estación de Gran Vïa, que afecta a las líneas L1 y L5.

Esta obra durará aproximadamente 8 meses y permanecerá cerrada durante todo este tiempo con el objetivo de conectarla con la estación de Sol, remodelar la estación y retirar el amianto.

Podríamos seguir dando ejemplos y datos sobre problemas en la red de Metro de Madrid, como los más de 20 fallos que contiene el plano. No obstante, debemos pasar al siguiente punto.

Red de autobús de Madrid

La línea de autobús es el segundo medio de transporte urbano preferido de la ciudad de Madrid. Es una red de autobuses muy amplia que abarca toda la comunidad de Madrid. No obstante, es un tanto lenta y susceptible de atascos y congestiones de tráfico.

Dado que los autobuses conviven con el resto de vehículos (coches, taxis, motocicletas, etc…) se han dado casos de accidentes en cadena de cierta gravedad como el que hubo hace aproximadamente un año en Plaza Castilla con 15 vehículos involucrados y 14 heridos.

También existen ciertas quejas por parte de los madrileños en relación a los constantes retrasos en algunas líneas como la línea de autobús del AVE que ha provocado la pérdida del tren de alta velocidad al no llegar a la hora de salida del mismo (objetivo principal de dicho autobús)

Patinete eléctrico con asiento
Por Daniel Dalzochio

Bicicletas

En el caso de la bicicleta, el eslogan que podríamos utilizar es el siguiente: “Madrid no es ciudad para bicicletas” 

El día a día de un ciclista en Madrid consiste en sobrevivir. Esquivar a las motocicletas, los giros inesperados de taxistas, autobuses enorme que en ocasiones ni siquiera llegan a divisarles…

La peligrosidad de este medio de transporte es altísima. De hecho, cada año, centenas de ciclistas sufren accidentes relacionados con caídas, colisiones y atropellos que, con carácter general, finalizan en heridas de mayor o menor gravedad, y, en alguna ocasión (aproximadamente 1 vez al año) finaliza en tragedia mayor.

No obstante, tal y como nos indica Juanma Pájara, es posible circular con seguridad siempre que cumplamos con las normas de tráfico, vayamos por el centro del carril a la velocidad adecuada y pongamos especial atención en los cruces.

¿Qué solución propone el Ayuntamiento de Madrid?

El Ayuntamiento propone un carril de 2 metros de ancho entre la calzada y el carris Bus-Taxi sin ningún tipo de separación entre ellas. De manera que si queremos girar a la derecha, nos encontraremos con un Taxi o un autobús y si queremos girar a la izquierda nos encontraremos con cualquier tipo de vehículo. El peligro es descomunal.

“No tener espacio entre ambos lados conlleva al accidente. Para poder salvarse de dicho accidente es necesario tener espacio a ambos lados” explica Iván Villarubia (redactor del blog Enbicipormadrid)

Al final, todo desemboca en nuevas obras y nuevas infraestructuras mal planificadas que no solucionan el problema real, que es la educación vial y la convivencia pacífica entre vehículos a motor y ciclistas, tal y como defiende la Asociación Pedalibre.

No obstante, como punto positivo (aunque también tiene sus lagunas) es la llegada de empresas de bike-sharing, es decir, alquiler de bicicleta. Estas bicicletas están geolocalizadas y se pueden alquilar a través de la aplicación a un precio más que económico, incluso gratis en algunos casos.

Taxis vs Uber/Cabify

Al margen de polémicas en torno al gran problema que ha surgido en los últimos meses en relación al sector del taxi, este medio de transporte es también uno de los favoritos de la ciudadanía madrileña.

Si bien el principal inconveniente del mismo es el elevado coste que tiene, pudiendo ser hasta 10 veces más caros que el Metro o el Autobús.

Las diferencias entre ellos son conceptuales. El taxi requiere una licencia de taxi mientras que Uber y Cabify requieren una licencia VTC. El taxi tiene un precio un tanto más elevado y desconocido al inicio del viaje. Sin embargo, Uber y Cabify tienen un precio algo más bajo que los taxis y es un precio cerrado desde el mismo momento en el que solicitamos el viaje.

En conclusión, tiene un coste elevado, y, en definitiva, es un vehículo más a motor en circulación por las calles de Madrid por lo que no contribuye a reducir la afluencia de automóviles ni colabora con el cuidado del medio ambiente. No obstante, nos puede sacar de más de un apuro en alguna ocasión.

El patinete eléctrico. El futuro del transporte urbano

Ya hemos analizado las diferentes opciones de transporte que tenemos a día de hoy en Madrid. Demos la bienvenida ahora al patinete eléctrico que tantos beneficios puede traer a la ciudad.

Si preguntamos a aquellos que ya han hecho uso del patinete eléctrico o de cualquier vehículo eléctrico de movilidad urbana, nos sorprenderá la polaridad de sus respuesta. En la mayoría de casos, el transporte en patinete eléctrico es sencillo, ágil, responsable medioambientalmente, divertido y práctico. No obstante, también hay quien se resiste a aceptar este nuevo estilo de transporte abocado por una profunda sensación de inseguridad en la calzada.

299,00€
380,00
9 Nuevo Desde 299,00€
1 Usado Desde 376,13€
Amazon.es
Envío gratuito
147,05€
13 Nuevo Desde 144,99€
Amazon.es
Envío gratuito
109,90€
169,90
1 Nuevo Desde 109,90€
Amazon.es
Envío gratuito
Última actualización: 20 agosto, 2019 18:14

Entonces, la pregunta es, ¿pueden las calles de Madrid, obstaculizadas por el continuo tráfico, albergar otro modo más de transporte? Y la respuesta debe ser, SÍ, por supuesto que SÍ. Para la seguridad de todos, los diferentes agentes sociales deben llevar a cabo cambios muy necesarios: más y mejores carriles bici, más protegidos y amplios, aceras más amplias en zonas en las que no haya carril bici donde circular con el patinete eléctrico, acceso a este medio de transporte para usuarios de bajos ingresos y una regulación sensata.

De hecho, la mayoría de estas mejoras ya se están llevando a cabo. Ya hemos visto anteriormente la cuantía de millones de euros que se destinan en reparaciones en la línea de metro de Madrid. Si tan sólo una parte de ese dinero se destinase a incentivar este nuevo tipo de transporte urbano, se conseguiría una evolución eficiente y asequible para todas aquellas personas que distan un par de kilómetros entre su origen y su destino. Como efecto secundario a dicha evolución, se reduciría sustancialmente el tráfico de vehículos de motor y por tanto, la afluencia y la contaminación en el centro de la ciudad.

Pero para que el patinete eléctrico sea útil, debe desplazar a las personas de una forma segura. Por ello, la administración pública debe comprometerse a ampliar y mejorar la red de carriles para bicicletas de la ciudad.

Poco a poco vemos que los sistemas de bicicleta eléctrica de Madrid están ganando una mayor popularidad debido a la conciencia social de respeto por el medio ambiente y la comodidad de dicho medio de transporte. Esta cifra irá en aumento y, del mismo modo, lo hará también el patinete eléctrico, la scooter eléctrica y otras variantes como el monociclo, el monopatín o el hoverboard.

Hasta ahora, el patinete eléctrico no es el rey de la movilidad urbana. No obstante, este tipo de transporte se está imponiendo principalmente entre aquellas personas que no pueden subirse a una bicicleta normal por razones de salud o condición física, o bien, que prefieren no llegar empapadas de sudor al trabajo. Por otra parte, en determinadas ocasiones, los peatones se han visto en peligro al convivir con patinetes eléctricos y hoverboards en las aceras.

PATINETE ELÉCTRICO SOBRE PUENTE
Por Miguel Ángel Benítez Andrades

Es por ello que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado recientemente la regulación de las scooter eléctricas y sus variantes y las han limitado al carril bici y a determinadas calzadas.

Pronto también emergerán empresas de alquiler de patinetes eléctricos y es importante que no caigan en el mismo error que algunas empresas de alquiler de bicicletas. No nos podemos permitir que haya patinetes eléctricos “desperdigados” por las calles de Madrid. La regulación también debe recoger la actuación de estas empresas.

No obstante, el punto más importante de dicha regulación debe ser la SEGURIDAD. Madrid necesita más carriles bici y mejores carriles bici. Los carriles para bicicletas deben ser más amplios, deben estar separados del resto de carriles con algún tipo de protección y debe asegurar que todos aquellos que deseen ser usuarios de este tipo de transporte urbano puedan llegar a su destino sin correr ningún tipo de riesgo.

Siempre habrá madrileños que se quejen de los ciclistas y, pronto, de los patinetes eléctricos, culpándoles por todo tipo de problemas. No obstante, las bicicletas y patinetes eléctricos ocupan mucho menos espacio público y son mucho más sostenibles medioambientalmente que los automóviles. Además, puede utilizarse en combinación con otros medios de transporte como el Metro o el Autobús.

Las bicicletas y patinetes eléctricos ocupan mucho menos espacio público y son mucho más sostenibles medioambientalmente que los automóviles Clic para tuitear

Si queremos formas seguras y limpias de transporte en Madrid, el camino a seguir es evidente.

También te pueden interesar los siguientes artículos.

 

 

 

 

 

Deja un comentario